Pero qué desconexión más gargantuesca…

¡Buenas a tod@s!

Sí, tenéis razón, hace demasiado que no publico video, audio, nota, ni palominos del calzón… pero todo tiene un por qué; ha sido un año intenso.

<<Bobito [Es como ella me llama cariñosamente, sí] ¿Qué pasaría si se me retrasara la regla más de un mes?>>

Para empezar el año pasado empecé con un proyecto en el que tenía que ponerme las pilas por un lado y por el otro esforzarme como nunca para que todo cuadrara. Luego, tras un par de meses (por esos días en los que la primavera da sus últimos coletazos) mi chica y compañera me sorprendió con la noticia que lo cambiará todo; sí, me deja… ¡No, no. Es bromita! algo muchísimo mejor; textualmente <<Bobito [Es como ella me llama cariñosamente, sí] ¿Qué pasaría si se me retrasara la regla más de un mes?>> Tras esa frase vino un “Predictor” y un positivo que ya le gustaría a la Guardia Civil en un control de drogas. Pues efectivamente, en un plazo de nueve meses iba a ser papá.

Como os imaginaréis esto es un gran cambio que conlleva muchas grandes decisiones, lo primero cambiar de casa; y así fue, en Septiembre subimos temporalmente a otra provincia a vivir, a una casa que quintuplicaba a la actual (por aquello de esto dónde lo meteré) y con ello el aprobado del teórico del A2, ascenso en el trabajo y un montón de grandes momentos que han pasado a la velocidad de la luz hasta hoy.

A día de hoy, tenemos una preciosa pequeña llamada Mafalda que cuneta ya con 15 días y que como exclamo mi pareja bajo los efectos de los sedantes tras la anestesia <<¡Tiene todos los dedos!>>, por lo que sí, la niña está perfecta, salvo porque vino con unos pulmones que cada vez que llora retumban las montañas.

Rkadrano y Mafalda
Mafalda y rkadrano en el día del Padre.

Estoy pendiente de editar decenas de videos que tengo en el ordenador, un montón de ideas chulas a realizar, audios que grabar y un sin fin de “mamarachadas” que darán vidilla a este blog, pero como podréis deducir, tengo demasiado amor que gastar junto a mis dos chicas antes de regularizar mi vida virtual.

 

Gracias por entenderlo.

Autor: rkadrano

No soy nadie ¿y tú?

2 opiniones en “Pero qué desconexión más gargantuesca…”

Deja un comentario